friedrichshafen f2f dating partnervermittlung agentur aus kaiserslautern dating germany in wesel braunschweig mollige singles wetzlar singlebörse kostenlos leimen singles franken mönchengladbach single frauen markkleeberg kennenlernen

Froome avisa: ni está muerto ni estaba de parranda

Chris Froome no niega su posible salida de Ineos. Analizamos la situacion del británico en su actual equipo

Chris Froome amarillo Tour

Chris Froome peleará por su quinto Tour de Francia | © ASO

Cuando el día 28 de julio de 2019 Egan Bernal se subió a lo más alto del podio de los Campos Elíseos de París, la práctica totalidad de prensa especializada y aficionados señalaron ese momento como el inicio de una nueva era en este deporte: la Era Bernal.

El corredor colombiano se situó en lo más alto de la pirámide alimenticia de una selva que coronaba a un nuevo rey que, como todos los monarcas que en el mundo han sido, tenía que empezar ya a preocuparse por aquellos que le quieren usurpar el trono, a saber, Primoz Roglič, Tadej Pogačar, Remco Evenepoel

Además, como siempre sucede cuando la transición se produce sin que el regente anterior esté bien muerto y enterrado, la sombra de un Chris Froome entonces malherido en su cama hacía que los tambores de guerra, civil en este caso, empezaran a sonar antes incluso de lo previsto.

El Tour de Francia ha sido el coto privado de la dinastía Sky-Ineos durante la última década. Los sucesivos portadores de la corona, Wiggins, Froome, Thomas y Bernal han dominado París en siete de las últimas ocho ocasiones. La aparentemente ilimitada chequera del noble que financia sus guerras, Sir Dave Brailsford –esa especie de Richelieu que maneja la voluntad de los reyes–, engordó los sucesivos ejércitos con lo mejor de cada hornada.

Fidelidad de mercenarios, dirán algunos; pero todo lo dicho anteriormente no es más que una metáfora, un recurso literario, para hacer un poco más bello y épico algo mucho más sencillo: un deporte en el que sus protagonistas saben que sus vidas laborales son cortas y que deben ser capaces de sacar el máximo provecho de ellas. Incluso, si eso supone sacrificar las propias opciones de hacer historia.

Froome no está muerto

El caso, volviendo a lo que nos ocupa, es que Froome ni estaba muerto, ni estaba enterrado. Tampoco, como cantaba otro rey, estaba de parranda o tomando cañas. Froome, un hombre educado, callado, metódico y, sobre todo, un depredador nato cuando se sube a la bicicleta, estaba escudriñándolo todo por la televisión. Aprendiendo y anotando. Sufriendo y planificando.

Ahora, como es lógico, surge la gran duda. ¿Debe el vigente rey dar un paso al lado y permitir un periodo, quizás el último, de regencia al hombre al que está llamado a suceder? ¿Es prudente, en una situación tan complicada como la de 2020, que Ineos se deje llevar por el corazón y coloque a Froome como jefe de filas? ¿Se ha equivocado el joven Bernal al demandar el liderato claro y único en el Tour?

Son dudas, todas ellas, legítimas. Froome tiene el derecho, porque así se lo ha ganado con su lealtad y, sobre todo, sus prestaciones, a viajar a Niza como el referente de su equipo en cuanto a la pelea por el triunfo final. Pero Sir Brailsford tiene, a su vez, todo el derecho a poner en duda sus capacidades tras año y medio de parón casi absoluto y una grave lesión en la mochila que nadie sabe hasta qué punto le afectará en el gran fondo de las tres semanas.

Tampoco nadie puede negar que Bernal, actual ganador y, por lo tanto, dorsal 1 en Niza, no comete ninguna salida de tono al exigir lealtad a los suyos. Al decir que él no trabajará para nadie. Que los demás están ahí a su servicio. Y, por supuesto, ni Froome, ni Bernal, ni Sir Brailsfrod pueden perder de vista a un Geraint Thomas que, como Guy Fawkes, podría tener tentaciones de volarlo todo desde dentro.

El enfado de Froome

Chris Froome, con o sin razón, se ha enfadado y, por primera vez desde que en 2010 aterrizara en el recién formado Sky procedente del Barloworld, la posibilidad de verle abandonar la estructura más exitosa en su carrera preferida es especialmente real. Más incluso que cuando el famoso affaire del jiffy bag de Bradley Wiggins tensó mucho la cuerda entre él y Sir Brailsford, que entonces no tuvo más remedio que tragar con todo ante la ausencia de un reemplazo de garantías.

Ahora las cosas han cambiado. Bernal ha demostrado estar listo. Thomas sabe que puede con las tres semanas. Carapaz no hará ascos a dar un paso más en su evolución… Si Froome se va, no da la sensación de que todo el proyecto de Ineos vaya a tambalearse.

Y eso es lo que ha enfadado enormemente al británico. Froome piensa que se le debe un mayor respeto, cegado como lógicamente está por su sueño de alcanzar el quinto Tour y no entiende que pueda haber dudas, pese a sus dos años en blanco en París, sobre su capacidad de volver a vestir el amarillo.

Y por ello, lejos de desmentir lo que hasta hoy han sido rumores sin confirmar ni desmentir, no ha negado, en una entrevista concedida al Diario Marca, que la posibilidad de abandonar Ineos es una realidad.

«Tengo que analizar los próximos pasos a dar»

Chris Froome

«Durante las próximas semanas y meses tengo que aclarar las cosas en mi cabeza»

“No todo se centra en mi contrato. La situación que afecta al deporte en este momento es desconocida para todos. Espero que podamos correr esta temporada y luego ya veremos si nos quedamos y quién puede continuar. Ahora todos son dudas”, explica un Froome que evita comprometerse con respuestas más claras.

De hecho, sobre su posible marcha, Froome deja la puerta más que abierta. “Hay varias consideraciones que interiorizar. Muchos aspectos que debo considerar, pero estoy en medio de este proceso ahora mismo. Durante las próximas semanas y meses tengo que aclarar las cosas en mi cabeza”. Convenientemente, desvía la atención hacia el delicado momento que vive todo el mundo del ciclismo. “Espero tener más claro qué nos deparará el futuro cuando todas estas distracciones actuales hayan pasado”.

En cualquier caso, lo que se deriva de las palabras de Froome es que su salida, de producirse, no será inmediata. El corredor nacido en Nairobi, eso sí, avisa que “los pasos a dar en las próximas semanas y meses tengo que analizaros”. Es decir, mucho podría depender de cómo se sienta tratado en el próximo Tour.

1 pensamiento sobre “Froome avisa: ni está muerto ni estaba de parranda

Deja una respuesta